Superabundancia de datos, escasez de información

En la era de la información en la que vivimos, se constata una incómoda paradoja en todos los ámbitos del conocimiento y del comercio: estamos rodeados de bases de datos, pero esos datos a menudo exceden nuestra capacidad de análisis.

A tal punto ocurre así, que en muchas organizaciones las estrategias se delinean a pura intuición. Sus tomadores de decisiones, sencillamente, carecen de  herramientas de análisis que les permitan exprimir las bases de datos para extraer información útil.

Los datos abundan, la información útil escasea; he ahí la paradoja.

Mejor les sería a tales organizaciones encomendar el análisis a usuarios expertos, que dominen las bases de datos. Pero esa es una alternativa pasible de prejuicios, no exenta de visiones sesgadas, cuando no de conflictos éticos.

Sigue leyendo