El Vértigo de usar el “Big DATA”

Expansión 20 de mayo 2015

El big data nos está volviendo locos, pero no en el sentido negativo de la palabra. Este concepto está revolucionando las empresas, su forma de trabajar, de relacionarse con el cliente, incluso está transformando los equipos directivos de la compañías. Todos los expertos coinciden en que es el futuro y que todo lo que no se haga ahora pasará factura en la cuenta d resultados de las empresas.

Pero para que el big data se convierta en un futuro prometedor, las compañías tienen que empezar a pensar en el presente, preguntarse qué quieren obtener y cómo van a implementar todas las oportunidades que ofrece la tecnología en el desarrollo de su negocio ¿Lo están haciendo? “Las compañías están probando y algunas están dando palos de ciego por temor  a equivocarse e invertir millones de euros sin garantía de éxito” señala Enrique Serrano, director general de Tinámica, firma especializada en Big Data y business intelligence.

En su opinión, “muchas están analizando indicadores y adelantándolos en el tiempo” Por ejemplo, algunas hacen ya una aproximación a los gustos de sus clientes o a su forma e comprar cada día y no cada mes como sucedía antes. Básicamente, las empresas lo que están haciendo ahora es acumular información y cruzar datos. Es una forma de probar estrategias, adoptar decisiones sin que sea una situación real “están jugando con los datos y viendo qué impacto tienen sobre la cuenta de resultados” señala dicho experto.

“Equivocarse cuesta millones de euros y hay mucho miedo a tomar la decisión incorrecta. El 60% de los proyectos de big data está fracasando pero hay que asumir esos riesgos. Es inevitable, aunque dé un poco de vértigo. Es hacia dónde va el mercado. Hay empresas que han formado la estructura de big data, implementado toda la tecnología, los datos que obtienen son a tiempo real pero las decisiones las adoptan comités de dirección que se reúnen una vez al mes. E error es seguir actuando como una empresa tradicional cuando la tecnología ya nos permite adoptar decisiones en el momento”, explica Serrano, que apunta que hay mucho “espionaje en este sentido y las empresas se cuidan mucho de decir lo que están haciendo”

El big data es la principal revolución que se adoptará en las compañías en los próximos años. La forma de trabajar va a dar un giro radical y los directivos tendrán que prepararse para lo que se les viene encima “Tendrán que asumir la democratización de las decisiones”, concluye, algo que ya no se hace en multinacionales como Apple o Facebook, que se han adelantado a esta revolución y ya son más flexibles. “Ya no es necesario que alguien trabaje en un sitio determinado y con una hora de entrada y otra de salida, precisa.

American Express está analizando las operaciones que hacen sus clientes VIP con la tarjeta para ofrecerles productos relacionados con su estilo de vida. Por ejemplo, si hay una persona que gasta mucho dinero en gastronomía puede invitarle a reservar en lugares concretos.

Carrefour ha impuesto un sistema para invermentar la periodicidad de las visitas a sus centros y el volumen de la cesta de la compra. El proyecto consiste en analizar los datos de la compra de sus clientes y ofrecerles descuentos que caducan en días concretos.