De la nube al Big Data

Sin una inversión en tecnología, las empresas no pueden completar este camino con éxito. Por ejemplo sin el cloud computing, que permite alquilar capacidad informática en un modelo de pago por uso evitando así cuantiosos desembolsos en infraestructura, no habríamos asistido a la explosión de start up con revolucionarios modelos de negocio.

En la agenda tecnológica destaca el Big Data, que permite conocer más y mejor a los clientes a través del análisis de su relación con la empresa y el cruce de estos datos con información pública de los usuarios. Además de permitir abrir nuevas vías de negocio, con el Big Data se persigue poder personalizar cada vez más la oferta.

La banca española se está poniendo las pilas en la adopción del Big Data, aunque aún queda mucho camino por recorrer. BBVA cuenta con una filial independiente para dar servicio al banco y explotar comercialmente este negocio. Por su parte la Caixa está desarrollando cerca de 50 proyectos en este terreno, ámbito en el que también trabajan entidades como Santander. “La cuenta 123 nos proporciona información para dar mejores servicios”, ejemplifican en la entidad a la hora de hablar de su estrategia en el ámbito del Big Data.

Otras firmas como Repsol, han encontrado en el análisis avanzado de datos una herramienta idónea para la predicción y la optimización de activos dentro de la compañía.

Fuente: Expansión 6/10/2015