Solo un 20% de las empresas utilizan bien el ‘Big Data’ en sus compras, según BravoSolution

Solo un 20% de los departamentos de compras de las compañías están empleando actualmente programas de ‘Big Data’, aunque casi la mitad disponen o han dispuesto de un software de gestión de datos en los dos últimos años, según un informe de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) y BravoSolution. Sigue leyendo

Datos, el petróleo del siglo XXI

La explosión de los dispositivos conectados ha convertido los datos , la materia prima más codiciada del momento, en el objeto de deseo de las empresas, que ven en ellos una palanca para ensanchar sus negocios y ganar clientes.

Nunca antes dos palabras habían levantado tanta expectación. Dos palabras en las que las empresas invertirán más de 40.000 millones de euros al año a partir de 2019, según los cálculos de la consultora IDC. Dos palabras en la que magnates como  Michael ¨Dell confían tanto como afirmar que en ellas se encuentra la próxima “industria del billón de dólares” y que el nuevo consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez Pallete, ha llegado a calificar como “el petróleo del siglo XXI”. Esas dos palabras son “Big Data”

Sigue leyendo

Big Data o cómo analizar lo que la mente humana no puede

Intregrar el ‘big data’ en las empresas es clave. Formar a la plantilla ayuda a que todos los departamentos se involucren con los datos.

¿Es tu empresa un lugar excelente para trabajar?

El big data está de moda. Arrasa en el mundo de los negocios y ninguna empresa quiere quedarse fuera. El término no se refiere únicamente a una herramienta informática capaz de procesar ingentes cantidades de datos para sacar ventaja a compañías de la competencia. La salvación de los neófitos digitales no es contratar a un ingeniero que ponga a funcionar un programa que analice lo que la mente humana no puede hacer. El proceso es más complejo y requiere la transformación de la empresa en su conjunto. Sigue leyendo

Cómo analizar a nuestros clientes

Una de las acciones más importantes y rentables para una compañía es analizar los datos de sus clientes estudiando los distintos perfiles. Pero no se trata de una acción única, sino de algo continuado en el tiempo, lo que nos permitirá ver la evolución de la cartera de clientes y las variaciones en las tendencias de consumo.

Para llevar esto a cabo, la opción más lógica es crear y mantener actualizado un registro informatizado de los datos de clientes, en el que se almacenarán sus datos personales, aficiones, gustos, productos que compran, fechas de compra, formas de pago, importes de las compras,….y todos los datos que puedan aportarnos un mayor conocimiento. Sigue leyendo

“ Big Data “o cómo reinventar un modelo de negocio

El análisis de grandes cantidades de información plantea oportunidades aún inimaginables para las empresas. El futuro ya está aquí.

Big Data. Es el concepto tecnológico del momento. Un término inmaduro, para el que aún no hay una traducción clara (¿grandes datos?, ¿datos masivos?) y que no siempre se emplea de forma correcta. ¿Qué es verdaderamente el big data? “ Se trata de hacer cosas a partir del análisis de inmensas cantidades de información, que simplemente no son posibles con volúmenes más pequeños”, resume Kenneth Cukier, data editor de The Economist y autor de Big Data la Revolución de los datos Masivos.

Pongamos un ejemplo. Farecast es una empresa estadounidense fundada en 2003 que, a partir de miles de millones de registros, era capaz de calcular la probabilidad de que un billete de avión subiera o bajara de precio, y estimara el mejor momento para comprar. En 2009 Microsoft pagó más de 100 millones de dólares por esta compañía. “La tecnología de predicción de precios es aplicable no sólo a los billetes de avión, también a las habitaciones del hotel y a muchos otros productos y servicios. Sólo evaluando esa cantidad tan enorme de datos es posible estimar probabilidades de acierto”, recordó Cukier el pasado jueves, conferenciante estrella de IX jornada anual de antiguos alumnos de Madrid.

El caso de Farecast marcó un precedente. “Nunca antes la información publicada por las aerolíneas se había vuelto en contra de su modelo de negocio” apuntó este experto.

Hoy, un paradigma empresarial puede desaparecer casi de la noche a la mañana.

Y, sin embargo, el big data plantea más oportunidades que riesgos. La oportunidad, por ejemplo, de que un hospital ahorre tiempo y dinero estimando la probabilidad de que un paciente empeore. De que una compañía petrolífera encuentre nuevos pozos e incremente su producción. De que una organización detecte si un empleado con gran potencial cambiará de empresa en los próximos dos años. O de que una app muy popular pueda comercializar con información agregada de los hábitos de consumo de sus usuarios.

Cruce de datos

En ocasiones, la correlación de datos permite descubrir patrones de comportamiento. El gigante estadounidense Walmart estableció, cruzando su base de datos de ventas con información meteorológica, que sus cereales Kellogg´s Pop Tarts se vendían más los días de tormenta, y decidió colocarlos en la última estantería de las tiendas e instar así a los clientes a recorrer todo el establecimiento.

Las oportunidades de negocio, además se hacen más atractivas a medida que la inversión necesaria para hacer big data se reduce. Iberdrola es un caso en España de cómo la reducción del coste de las nuevas tecnologías está haciendo posible el análisis de patrones de consumo de sus clientes y el lanzamiento de tarifas segmentadas. A más largo plazo la eléctrica se dirige hacia un servicio cada vez más personalizado.

“En poco más de un año, el coste de las tecnologías de almacenamiento cloud se ha reducido en un 85%” recalca José Luis Sancho, director de Accenture Gigital. “Los beneficios son tan grandes que muy pronto no habrá dispositivos sin sensores para la monitorización en tiempo real “, vaticina Daniel Carreño, presidente de General Electric España y Portugal.

Aquí entran en juego otros conceptos, como el Internet de las Cosas, la Industria 4.0 y las ciudades inteligentes o Smart cities, basadas en la incorporación de sensores en semáforos, transporte público o farolas. Siemens por ejemplo, ha puesto en marcha un proyecto piloto en Berlín para registrar las plazas de aparcamiento disponibles y contribuir así a reducir la contaminación de la ciudad.

Inteligencia Artificial

Otro concepto en auge es el de machine learning, que forma parte dela inteligencia artificial. Los aspiradores inteligentes de Roomba, por ejemplo, memorizan la distribución de una habitación aprenden por sí solos cualquier posible cambio. El buscador de Google es capaz de anticipar una búsqueda con solo incorporar las primeras letras. Y Telefónica se ha asociado con BigML para desarrollar un algoritmo capaz de predecir en qué start up merece la pena invertir.

Por supuesto, la máquina no siempre acierta. Es aquí donde entra el raciocinio humano y el sentido común. En cualquier caso, con el paso del tiempo, a medida que la muestra para analizar aumenta , los algoritmos se vuelven más exactos.
El big data plantea asimismo importantes retos en cuanto a la privacidad de las personas. “Se puede saber mucho del estado económico o de salud de alguien cruzando simplemente sus búsquedas en Google”. Comentan fuentes de una compañía de publicidad programática.

En esta información no nos extenderemos exponiendo algunas de las previsiones de crecimiento del big data que estiman las grandes firmas de análisis. En primer lugar, porque las cifras son tan grandes, que resulta difícil hacerse una idea de la magnitud real de la cuestión. Pero, sobre todo, porque la rapidez con la que evoluciona el mundo hace muy probable que esas estimaciones se queden cortas. Baste subrayar que “el cambio está ya aquí, y no hay vuelta atrás” concluye Cukier.

Fuente: Expansión_Economía Digital 27/10/2015

De la nube al Big Data

Sin una inversión en tecnología, las empresas no pueden completar este camino con éxito. Por ejemplo sin el cloud computing, que permite alquilar capacidad informática en un modelo de pago por uso evitando así cuantiosos desembolsos en infraestructura, no habríamos asistido a la explosión de start up con revolucionarios modelos de negocio.

En la agenda tecnológica destaca el Big Data, que permite conocer más y mejor a los clientes a través del análisis de su relación con la empresa y el cruce de estos datos con información pública de los usuarios. Además de permitir abrir nuevas vías de negocio, con el Big Data se persigue poder personalizar cada vez más la oferta.

La banca española se está poniendo las pilas en la adopción del Big Data, aunque aún queda mucho camino por recorrer. BBVA cuenta con una filial independiente para dar servicio al banco y explotar comercialmente este negocio. Por su parte la Caixa está desarrollando cerca de 50 proyectos en este terreno, ámbito en el que también trabajan entidades como Santander. “La cuenta 123 nos proporciona información para dar mejores servicios”, ejemplifican en la entidad a la hora de hablar de su estrategia en el ámbito del Big Data.

Otras firmas como Repsol, han encontrado en el análisis avanzado de datos una herramienta idónea para la predicción y la optimización de activos dentro de la compañía.

Fuente: Expansión 6/10/2015

FAINÉ USA EL “Big Data” PARA OFRECER AL CLIENTE DEL BANCO SERVICIO PERSONALIZADO

El análisis de grandes cantidades de datos para conocer el comportamiento de los clientes y poder brindar ofertas personalizadas, más conocido como Big Data, se ha convertido en la última tendencia en los servicios bancarios.

“El análisis de Big Data nos permite la utilización de datos de forma más rápida para darle al cliente lo que quiera y cuando quiera”, explica Pere Nebot, director corporativo de servicios informáticos de CaixaBank, El directivo participó ayer en el congreso Innovation in Payments, que concluyó en Barcelona, y donde se debatió sobre las nuevas formas de pago y el uso del Big Data en el sector financiero.

caixaBank en asociación con la empresa de Software Oracle, ha desarrollado ya varias herramientas que se basan en el análisis de datos masivos de sus clientes. Una de ellas es Recibos, que cuenta con 1,3 millones de usuarios y funciona como un repositorio de datos que reúne todos los recibos y facturas del cliente. El usuario puede cruzar datos, ver estadísticas, comprobar si alguna factura le está subiendo mes a mes o crear etiquetas personalizadas.

En paralelo, la herramienta Cardbox, puesta en marcha hace apenas seis meses y que ya cuenta con 650.000 usuarios tiene las mismas funciones que Recibox pero enfocada a los gastos que se generan se generan con las tarjeta de crédito.

El sistema implementado por CaixaBank permite detectar anomalías en las facturas de los clientes. Si llega una factura de la luz con un importe mucho más elevado que la media, el banco envía, por ejemplo, un aviso al cliente a través de sms

El Big Data también sirve como herramienta de seguridad al poder detectar irregularidades en los movim8ientos de caja. Además, permite que el banco elabore ofertas personalizadas en función de los parámetros de comportamiento de los clientes.

Fuente: Expansión

Fecha 15 de abril de 2015